Detrás de cada mujer que dice “tengo al mejor novio del mundo”, hay otra que piensa “si supieras pendeja”.