Mi problema no es tropezar sino que me enamoro de la puta piedra.